La técnica AMIS ya fue practicado miles de veces y tiene las siguientes ventajas para el paciente:

  • Sin cortar, hacer muescas, o apretar los músculos del costado de la cadera.

  • Sin cicatrices y sin dolor operatorio para estos músculos, que son esenciales para estar de pie y caminar.

  • Los pacientes pueden y deben levantarse el primer día después de la operación de cadera.

  • El paciente puede acostarse de lado después de la operación.

  • La higiene personal y la alimentación están permitidos desde el primer día postoperatorio fuera de la cama, en el baño.

  • Movilidad independiente más rápida y estancias hospitalarias generalmente más cortas, de 2 a 7 días.

  • Los pacientes mayores, en particular, pueden volver a moverse de forma independiente y sin dolor con mayor rapidez.

  • Los pacientes más jóvenes pueden reintegrarse a la vida laboral más rápidamente.

  • Menor tiempo de uso de las muletas (distancias más cortas en unos pocos días incluso sin muletas).

  • Subir escaleras es muy posible poco tiempo después de la operación de cadera.

  • Fase de rehabilitación más corta y comienzo más temprano con actividades cotidianas importantes.

  • Es posible conducir mucho antes, alrededor de 3 a 4 semanas, después de la operación de cadera.

  • Si el paciente así lo desea, la rehabilitación puede llevarse a cabo de forma ambulatoria.

El siguiente listado de las ventajas del método AMIS es orientativo. El proceso curativo de cada paciente puede variar individualmente. La conclusión más importante de todas las ventajas es la rehabilitación significativamente más rápida comparada con otras técnicas quirúrgicas. En algunos países con pacientes seleccionados es una intervención ambulante. Estamos a su disposición en cualquier momento para una consulta individual detallada.